cabalgatasLas cabalgatas en Puerto Escondido ofrecen otra perspectiva.

Vea Puerto de forma diferente por cabalgata

La primera vez que fui a montar en Puerto no “sentí el feeling” del todo. En lugar de eso me concentré mucho más en mi encantador corcel — su nombre, su color—, mis interesantes estribos de vaquera y mis peculiares riendas. Tenía tiempo que no lo hacía, saben. Fui con Salvador, un guía paciente y amigable. Disfruté tanto mi primera cabalgata que regresé una semana mas tarde. Y ahora (silenciosamente adicta), trotando sin una preocupación en el mundo, la vaquera dentro de mí totalmente instalada y en funcionamiento, la experiencia entera es una cuestión muy distinta.

Esto no es como ver Puerto desde un carro, un colectivo o a pie.

Montar a caballo es mirar por encima de los setos a la extensión del terreno, el borde del océano a la vuelta de cada esquina. ¡Es el merengue del pastel!

Las cabalgatas de Salvador son todas diferentes —diseñadas según el tiempo que se desee pasar sobre el lomo del caballo. Monta por la playa desde Zicatela a La Punta o de La Punta a Zicatela, desde su casa hasta el pueblo de La Barra por la playa o por los campos de cacahuate.

ADVERTISEMENT

También se puede cabalgar desde la desembocadura del río de La Barra, y en el río por el Camino a la Bomba, que está del lado de adentro de la Carretera 200.

Pero todas terminan en la playa, y están perfectamente cronometradas para temprano en la mañana y la puesta de sol.

Salvador cobra $150 por hora y puede juntar hasta ocho caballos para grupos más grandes, para lo cual necesita aviso con un día de anticipación. Puede atender a principiantes y a jinetes experimentados.

Para más información: www.facebook.com/salvadorhorserentals.

También hay disponibles tours a caballo a las aguas termales: un paseo guiado con manejadores de caballos entrenados y expertos en aves. Los tours serpentean por el escenario local con énfasis en la historia de los manantiales. Más información: www.lalo-ecotours.com.

—Julianne Chadwick

Media credit: Pat Courney