observación de aves, vida salvajeEstuario del Río Colotepec, cerquita de Puerto Escondido.

Observación de aves y vida salvaje en Barra de Navidad

La naturaleza y el hombre en armonía

Rodeado por manglares elegantes, nubes de pájaros y el azul cerúleo del Rio Colotepec, es fácil olvidar que Barra de Navidad está a solo 15 minutos en carro desde el concurrido centro comercial de Puerto Escondido.  Mientras muchas de las noticias en el resto del mundo se centra en la lucha continua del “hombre vs. la naturaleza” este rincón tranquilo del mundo de pantanos de significancia ambiental demuestra armonía entre seres humanos y la naturaleza.  Sus dos zonas distintas de ecoturismo y sus proyectos liderados por la comunidad son sitios ideales para la observación de aves y vida salvaje.

El Rio Colotepec desemboca en el Pacífico por un estuario ancho que fluctúa con las mareas.  Durante la marea baja, podrá vadear en las aguas de poca profundidad.  Pero durante la marea alta, conviene más dirigirse a La Luna Azul, un restaurante manejado por una cooperativa de familias locales.

Desde su mesa rodeada por el canto de los pájaros, podrá observar a los pescadores lanzar sus redes al oleaje o traer sus binoculares y ver cuántas especies de pájaros podrá identificar.  Más de 37 especies de pájaros residentes y 27 especies de migratorios (incluyendo el colorido espátula rosada) se reúnen en las aguas anchas y bajas del río para pescar, vedear y descansar.  Las bandadas de cigüeñuelas de cuello negro, pelícanos, garcetas y garzas azules constituyen un despliegue impresionante al atardecer.

Otro placer son las caminatas por el bosque de manglar.  Aunque los senderos antiguamente bien cuidados se destruyeron con el Huracán Carlotta en el 2012 dejando senderos movedizos en la arena, una caminata en el bosque ofrece la oportunidad de experimentar la vitalidad única de un sistema viviente de manglar.  La red intrincada de raíces del manglar sirve como incubadora para organismos jóvenes y apoya la riqueza de la vida acuática.  Podrá ver nidos gigantes de termitas suspendidos en las copas de los árboles, exuberantes helechos, morfos azules y las mariposas negras entre otra flora y fauna.

Dadas las docenas de especies de serpiente en Oaxaca, es prudente usar botas de montaña en caso de tropezar con un una barba amarilla, coral u otra serpiente venenosa.

Hacia el este de la boca del Rio Colotepec se encuentra un ecosistema de laguna fascinante llamado Laguna Palma Sola, y su mejor acceso es por el camino más que por la ribera.  Varias agencias gubernamentales, como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidos (CONANP) y la Comisión Nacional por el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) se han asociado a una cooperativa de 23 familias de la comunidad de Santa María de Colotepec Barra de Navidad con el fin de velar por la protección, conservación, restauración y el desarrollo del ecosistema único de la laguna.

Para visitar el corazón de este proyecto de ecoturismo, busque el letrero que indica Embarcadero Palma Sola, donde un guía está disponible para ofrecer un recorrido por el canal de la laguna en un bote no motorizado.  Durante el recorrido, le mostrará la población residente de la vida salvaje — los cocodrilos.  Alguna vez cazados por su carne y piel, los cocodrilos fueron casi eliminados por completo por la costa de Oaxaca.  Ahora, gracias a los esfuerzos por recuperarlos, en sólo la Laguna Palma Sola, más de 350 cocodrilos hacen su hogar.

A diferencia de las películas que muestran a los cocodrilos agresivamente atacando lo que caiga en el agua, estos cocodrilos parecen estar más interesados en cazar garcetas que humanos.  Las iguanas también se pueden ver tomando el sol en las ramas largas de los árboles o masticando la vegetación.

Las raíces en el bosque manglar son importantes para el sistema costero de Oaxaca y la sobrevivencia de su vida silvestre.  Los mangrales sirven como sistema de filtración, impidiendo la ruta del sedimento del suelo hacia el mar y reduciendo la erosión producto de las tormentas.  Durante la época de lluvia, la laguna se encuentra con el mar y pequeños peces, langostinos y mariscos desovan en la laguna.  Ésto, junto a la acumulación de nutrientes entregados por los ríos, apoya la diversidad saludable de flora y fauna.

Cuando termina su recorrido por la laguna, diríjase a La Ballena, el restaurante de la cooperativa.  Ubicado en un tramo cercano de playa no desarrollada, este humilde local, nombrado por una larga ballena gris arrastrada a la arena por la marea, ofrece una sombreada palapa donde podrá disfrutar de una cerveza helada o una gaseosa, mariscos asados a la parrilla y tortillas de maíz hechas a mano.  Los huesos de la ballena fueron trasladados desde la locación anterior de La Ballena en la desembocadura del Río Colotepec para exhibirlos con orgullo en el nuevo restaurante.

Las tortugas golfinas también ponen sus huevos a lo largo de esta playa y la cooperativa maneja un corral de tortugas de mar, presentando al público regularmente la liberación de las crías una vez nacidas.  Llame de antemano para preguntar por las fechas y horas.

Desde la observación de aves y la vida salvaje en el estuario del río hasta los recorridos por la laguna – sin importar la sección escogida para explorar, estará apoyando una mezcla armónica entre la empresa comunitaria y la naturaleza.  Su apoyo de los restaurantes, proyectos de ecoturismo y otros servicios ofrece una ayuda valiosa a la comunidad local y ayudará a conservar este prístino lugar.

Para llegar a Barra de Navidad, se toma un colectivo indicando Barra de Navidad desde cualquier punto a lo largo de la Carretera 200, Carretera Costera hacia el sudeste.  No tome el colectivo indicando Barra, ya que su destino llega al lado opuesto del Río Colotepec.  Debe desembarcar en el último paradero en Barra de Navidad, una pequeña comunidad granjera.  Un interesante iguanario se encuentra en Barra de Navidad y vale la pena una visita.

Desde donde para el colectivo, es una caminata de 30 minutos al restaurant La Luna Azul y 40 minutos al restaurant La Ballena.  El camino está bien señalizado y parcialmente sombreado por los tamarindos, chicos y mangos, pero asegúrese de traer agua, un sombrero y repelente de insectos.  Recientemente se han construido cabañas modernas para acomodar a turistas que desean pasar la noche.  Pregunte en el restaurante La Ballena por los precios y disponibilidad.  Las donaciones son siempre bienvenidas.

—Michele Peterson

 

  • lugar para la observación de aves
    Buen lugar para la observación de aves
  • guía en barra de navidad
    Guías ofrecen recorridos
  • observación y vida salvaje en la laguna
    La laguna
  • observación de aves en Barra de Navidad
    Laguna popular para la observación de aves
  • mangles
    Los mangles son parte importante del ecosistema

Media credit: Michele Peterson