Tortuguita antes de la liberación en Vivo Resorts.Tortuguita antes de la liberación en Vivo Resorts.

Fundación Vivo apoya un orfanato, la vida marina y más

Walter Guillermo Ríos, gerente general de Vivo Resorts, sopla con la concha de caracol y gente de todas las edades se apresura a llegar a la cercana orilla del mar, arenosa y soleada, rodeando a Roberto Ibáñez y a Eleuterio Ríos Laureano.

Los dos hombres, encargados del cercano Campamento Palmarito de Tortugas, traen consigo una cubeta grande azul, llena de tortugas de no más de 5 c.m. que intentan trepar, recién incubadas y listas para regresar al mar.

La Fundación Vivo se ha hecho cargo de la supervivencia de las tortugas hasta este momento. Dicha fundación debe su existencia a Cary Mullen, dueño de Vivo Resorts, quien desde hace tres años es el principal contribuyente del campamento, y fuente de los fondos para los dos hombres que lo administran.

Ibánez y Laureano liberan tortugas varias veces a la semana, en diferentes lugares a lo largo de la playa. El día de hoy piden a los asistentes que permanezcan detrás de la raya trazada en la arena, mientras ellos inclinan la cubeta y liberan su “botín”.  Ver a las tortuguitas en ciernes luchando por llegar a las olas llena a los espectadores de dicha, un sentimiento que Mullen recuerda de su primer visita a Puerto Escondido con su familia.

“Nuestros hijos estaban encantados,“ recuerda. “Y mi esposa y yo, cautivados por la maravilla de estos pequeños bebés buscando llegar al océano por primera vez.”

Parte de la motivación de Mullen para crear la Fundación Vivo fue enterarse de que las tortugas son víctimas frecuentes de cazadores furtivos. Esto lo inspiró a proporcionar apoyo económico al Campamento Palmarito de Tortugas, junto con otras iniciativas.

“Sabíamos que queríamos vivir en la playa, en las afueras de Puerto Escondido, y sabíamos que queríamos ayudar al medio ambiente. Despues de conocer la cultura local y a sus habitantes, nos dimos cuenta de que también queríamos dar nuestro apoyo a algunas iniciativas comunitarias.”

Agrega: “El año pasado el santuario para tortugas salvó y liberó a 98,000 pequeñas tortugas marinas… ¡en un solo año! Quiero que esa cifra se incremente hasta poder salvar a más de un millón.”

La fundación proveyó los materiales para la construcción del campamento, incluyendo un área grande y cercada para la protección de los huevos de tortuga. También proporcionó radios, linternas, lámparas de gas y artículos variados, útiles en la vigilancia nocturna de las playas. Vivo ofrece vigilancia las 24 horas del día, con un enlace directo al campamento, en caso de que se presenten cazadores furtivos. A las personas que visitan el campamento de tortugas o que asisten a las liberaciones se les invita a comprar pulseras a manera de donativo, para beneficio del mismo.

La Fundación no solo se encarga de salvaguardar la vida marina: también ofrece su apoyo a un orfanato y a un programa deportivo infantil. También proporciona ayuda en casos de necesidad inmediata, como un huracán. Después de que azotó el huracán Carlota en 2012, por ejemplo, la Fundación abasteció laminado plástico suficiente para que cien casas de Chila pudieran reparar sus techados.

“El huracán afectó gravemente a Chila, y muchos de los trabajadores de Vivo residen ahi,” resalta Clinton Demers, director de servicios de Vivo Resorts.

El financiamiento de la Fundación se originó con Mullen, pero desde entonces se ha extendido a todo el equipo Vivo. “Los propietarios y vacacionistas de Vivo Resorts han cooperado con donativos significativos también,” dice Mullen. “Esto es maravilloso, ya que nos ha permitido ampliarnos y así poder ayudar más.”

Demers coincide, agregando, “Nuestros residentes aman ir de pesca, y dar caminatas por la playa, pero también los mueve un fuerte deseo de dar algo a cambio. Queremos ser buenos vecinos y formar parte de la comunidad en general.”

Comenta que el apoyo de la Fundación al orfanato local ha sido percibido favorablemente por los propietarios de Vivo, muchos de los cuales son abuelos. Recientemente, la Fundación donó dos mesas-comedor grandes, permitiendo a los niños sentarse juntos a las horas de sus comidas. También ha donado ropa infantil y libros al orfanato, que alberga a 18 infantes.

Demers nos cuenta que un inspirado propietario de Vivo, ganador de un pase de cine para 30 personas, lo donó al orfanato, y recolectó también dinero para pagar un autobús para la transportación de los niños.

“La Fundación es aún muy reciente,” agrega. “Queremos saber qué es lo que apasiona a los propietarios, si es algo que en verdad quieran hacer, esperamos que lo organizen.”

Otra área importante a la que apoyan es la de deportes juveniles. La Fundación ha comprado uniformes para varios equipos de futbol y basketbol locales.

“Ya patrocinamos a algunos equipos locales, pero queremos hacerlo con muchos más. Un donativo de $50 dólares apoya a un equipo completo de futbol infantil,” dice Demers.

Mullen, bi-campeón Olímpico, esquiador ganador de copas mundiales y partidario ferviente de los deportes, espera que con el tiempo, la Fundación pueda patrocinar una liga de futbol completa.

“Imagino que sus playeras tendrán la leyenda “Niños en Vivo”, en contraste con una generación de niños que crecerá jugando videojuegos y viendo la tele. Queremos promover estilos de vida saludables para los niños, que les permitan ser líderes y adquirir las lecciones de vida que se obtienen al entrenar y competir deportivamente,” dice.

Mullen puede mencionar numerosos logros tangibles de la Fundación, pero dice que lo más significativo es que ha fomentado un sentimiento de orgullo entre el personal de Vivo, quienes pueden apreciar todo el trabajo que se hace localmente.

Ríos concuerda, agregando que la Fundación le ha dado a Vivo Resorts credibilidad ante la comunidad, mientras “realiza su misión y visión.”

“La ideología de la gente ha ido cambiando con el tiempo, al apreciar los aspectos positivos que este resort y la Fundación Vivo han traído a la comunidad.”

Mullen agrega: “Hemos fomentado un respeto mutuo y maravilloso.”

  • turtles-1
  • turtles-2
  • turtles-3
  • turtles-4
  • turtles-5
  • turtles-6
  • turtles-7

Texto y fotos por Susan Lundy